Twitter Facebook RSS Email


Viernes - 19.Septiembre.2014

Estás en: Historia

La plaga

(10/04/2012)
A mediados del siglo diecinueve, una plaga arraso Irlanda sembrando la muerte. El misterioso culpable se extendió en apenas un año. No era un virus o una bacteria. Se trataba de un protista y sus consecuencias cambiaron la historia de ese país.
 
Para comprender la plaga que nos ocupa, tenemos que recordar el estado de la agricultura irlandesa  hacia 1845. En aquella época, los cultivos se realizaban según un método denominado “lazy bed” que actualmente solo se utiliza en la agricultura ecológica. La patata se plantaba en surcos poco profundos que se rellenaban con estiércol animal. Era un método que limitaba la extensión de las plagas pero requería una gran cantidad de mano de obra. Mano de obra que era muy abundante. Con ocho millones de habitantes y una tecnología agrícola rudimentaria, Irlanda esta superpoblada. Como comparación, la población actual es inferior a cinco millones. Solo la patata permitía mantener esa población. Aunque no se trataba de un cultivo autóctono su adaptación al clima irlandés era perfecta. Su rendimiento, y la ausencia de métodos anticonceptivos,  habían permitido el aumento de la población hasta límites peligrosos.
 
 
Cultivo artesanal de la patata
Cultivo ecológico de patatas (lazy bed) en Irlanda. Fuente: Sallygardens Smallholdings
 
El segundo elemento a recordar es el estado de la ciencia biológica en ese momento. El virus del mosaico del tabaco, el primero en ser descubierto, no se conocería hasta 50 años después. Quedaban 10 años hasta que Louis Pasteur propusiese que las bacterias eran las responsable de la fermentación. Hasta entonces, no se creía que los diminutos animalitos que podían verse a través de un microscópico tuviesen ningún efecto sobre plantas o animales. El concepto de enfermedad infecciosa estaba aún definiéndose y no era aceptado de forma generalizada.
 
No es extraño que cuando las plantas comenzaron a morir, los agricultores no supieses como reaccionar. Las plagas no eran algo extraño pero esta vez su intensidad y duración fue muy superior a la habitual. Comenzó en 1844 y se extendió hasta 1849. Se propusieron todo tipo de causas, algunas tan extravagantes como la electricidad estática procedente de las nuevas locomotoras de vapor, vapores mortíferos provenientes de volcanes o. directamente, un castigo divino. Pero era resultado era innegable, la población no tenia nada para comer. Por desgracia, diversos problemas políticos y organizativos bloquearon las mejores opciones de ayuda. Murió cerca de un millón de personas y aproximadamente otro millón y medio tuvo que emigrar para encontrar comida.   
 
El autentico culpable era un protista llamado Phytophthora infestans  un ser vivo similar a un hongo. Se cree que esta plaga surgió en Centroamérica y se propago rápidamente por el resto de mundo. De hecho, la cosecha de patatas cayó en picado en toda Europa. Países como Bélgica perdieron el 87% de su cosecha. Perdidas del 50% por ciento fue habituales. Sin embargo, la peculiar estructura política de Irlanda, casi una colonia de Gran Bretaña, y su organización casi feudal de señores y siervos agravaron enormemente el problema. Incluso ahora, se trata de una enfermedad difícil de combatir. Generalmente es necesario utilizar fungicidas cuando se considera que las condiciones meteorológicas son favorables para su expansión. A mediados del siglo XIX no se disponía ni del conocimiento y de los productos necesarios. 
 
Siglo y medio después, la población de Irlanda sigue siendo muy inferior a la de entonces. La inmigración propiciada por la hambruna continúo despoblando el país durante décadas. La debacle irlandesa es un toque de atención sobre los peligros del monocultivo, la superpoblación y los métodos de cultivo más tradicionales. 
Etiquetas: biología, historia
Visitas: 9120

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Ambros el 16/04/2012:

Cesar, sitiendolo mucho, he tenido que borrar tu comentario. Claramente era un comentario publicitario sin ninguna referencia a la anotación y no podemos dejar que el blog se llene de publicidad de otras páginas web.

Ambros el 11/04/2012:

Alfredo, la anotación se centra en las causas iniciales, superpoblación y falta de conocimientos científicos, que se corresponden con la temática del blog. Como mencionó en el penúltimo párrafo la situación política de Irlanda agravo enormemente el problema aunque tengo mis dudas de que la ayuda hubiese llegado en suficiente cantidad para una situación tan demoledora. Incluso sin la interferencia británica que fue importante. En cualquier caso, se puede encontrar más información, para que cada uno se forme su opinión, en los enlaces que incluyo, especialmente los correspondientes a The History Place (http://www.historyplace.com/worldhistory/famine/i​ndex.html).

alfredo el 11/04/2012:

Tambien deberias comentar como la enorme cantidad muertos mas que por la plaga, fue debido a los ingleses bloqueando el envio de comida mientras los irladeses se morian de hambre, fue mas bien un genocidio de los ingleses que una plaga.

Ambros el 10/04/2012:

Me alegro de que te guste. Sobre la migración, lo pone también en el texto. Murió aproximadamente un millón de personas y otro millón y medio emigró en ese periodo. Al menos otro millón les siguió en las siguientes décadas. Son porcentajes enormes para una población como la irlandesa.

Jeibros el 10/04/2012:

Según este post http://frusangar.com/consejo.php?id=15, hay que tener en cuenta que la reducción de la población no fue solo debido a la patata, ya que provocó también la migración de irlandeses a Boston sobre todo. Eran migraciones proporcionalmente mucho mayores de lo que vemos hoy en día, digno de estudio. Un post interesante!

Interesante

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar