TwitterFacebookRSSEmail


Miércoles - 16.Agosto.2017

Estás en: Tecnología > Máquinas

Fordson, cuando los arados fueron armas de guerra

(12/04/2015)

Autor: Ambros

En 1917, el mundo lleva tres años de carnicería en la Gran Guerra. Millones de hombres jóvenes han muerto por cada bando y todas las potencias intentan desarrollar nuevas tecnologías que les proporcionen una ventaja decisiva.  El 17 de abril, los Estados Unidos entran en guerra y el gobierno británico les solicita una tecnología  crítica para el esfuerzo de guerra. ¿Armas? No, algo aún más importante. Tractores para mantener la producción agrícola.
 
El Ford Modelo T suele considerarse como el inicio de la revolución en el mundo del automóvil. Probablemente sea cierto. Está claro que no fue el primer automóvil pero su precio y características permitieron su producción en masa, un elemento clave para que esa tecnología triunfase. En paralelo, el mundo agrícola experimentaba con diferentes prototipos destinados a reducción la mano de obra necesaria para producir alimentos. Los primeros tractores fueron pesadas y torpes máquinas de vapor que entraron en funcionamiento a finales del siglo XIX. Eran útiles principalmente en grandes extensiones de terreno y para  grandes propietarios. En general, su coste hizo tuvieron poco éxito ya que eran incapaces de competir con la tracción animal en la mayoría de las granjas. Hacia 1901, un inventor británico, Daniel Albone, desarrolló en primer tractor ligero basado en un motor de combustión interna.
 
Tractor de vapor
 
Durante las primeras décadas del siglo XX los vehículos de combustión interna empezaron a sustituir al vapor. El Ford T comenzó a venderse en 1908 y se convirtió rápidamente en un éxito de ventas.  Y no solo como  vehículo de pasajeros. Algunos intrépidos inventores convirtieron sus automóviles en primitivos tractores. Estaba claro que en la agricultura había un mercado aún sin explorar.
 
Ford T adaptado como tractor
 
Por eso, no es extraño que Ford pensase en desarrollar un diseño específico, adaptado a las tareas agrícolas. Entre 1906 y 1916, Henry Ford fue ensayando y perfeccionando diferentes modelos hasta completar un diseño que años más tarde fue conocido como Modelo F o Fordson. Impulsado por un motor de 20 hp, muy similar al motor del modelo T, era el primer tractor ligero y asequible destinado a la producción en masa.  Y tenía el cliente adecuado esperando.
 
Gran Bretaña era un importador neto de productos agrícolas que debía traer por mar burlando a los submarinos alemanes. Una solución era incrementar la producción  propia pero tres años de guerra habían reducir la disponibilidad de hombres aptos para trabajar el campo así como el número de animales de tiro. Un tractor fiable era una posible solución para estos problemas. Así que el Ministerio de Municiones británico realizó un concurso público y empresa Ford fue la ganadora
 
Tractor modelo Fordson 
"Fordson overview"por Harold P. Manly. Fuente: Wikipedia
 
Miles de tractores fueron fabricados en EEUU y enviados directamente a Gran Bretaña para trabajar en sus campos.  En 1918 comenzó la venta local mientras nuevas fábricas en Europa se encargaban de ese mercado. El final de la guerra no terminó con su utilidad ya que el nuevo tractor era más barato y  más eficiente, aunque menos fiable, que la tracción animal. Como ejemplo de que la ideología no es tan fuerte como el dinero, Fordson vendió 25.000 tractores en la Unión Soviética, muchos  de ellos de producción local. Hacia 1925 se habían construido ¡medio millón! de tractores Fordson. 
 

Ford no era el único fabricante de automóviles y tampoco de tractores pero sus cifras de ventas fueron espectaculares. Como en los automóviles, la producción en masa marcó una diferencia importante.  La automatización del campo se convirtió en  imparable y, con ella, la reducción tanto de los precios agrícolas como de la población ocupada. Tras este espectacular inicio, la compañía paso por diversos cambios y reorganizaciones que terminaron con su fusión con “New Holland” y la venta a Fiat en 1991. Más allá de marcas comerciales, Henry Ford modificó profundamente la agricultura del siglo XX, una revolución tan importante o más que la ocasionada por el modelo T. 

Etiquetas: historia, tecnología
Autor: Ambros
Visitas: 44647

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Aún no hay comentarios... puedes dejar el primero ;)

Interesante

Amazings

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar