TwitterFacebookRSSEmail


Domingo - 25.Junio.2017

Estás en: Opinión

Planetarios, cuando la ciencia no es solo espectáculo

(17/11/2012)

Autor: Ambros

Por una vez, quiero escribir sobre una noticia actual y puramente local. No es nada habitual en este blog pero creo que lo merece. Y, desgraciadamente, es solo un ejemplo de muchos similares en estos tiempos de crisis. El Pamplonetario, el planetario de mi ciudad se ha quedado sin fondos.
 
Hace casi 20 años, el 26 de noviembre de 1993, Pamplona inauguró su planetario. Un lujo para una ciudad pequeña, una capital de provincia de poco menos de 200.000 habitantes. El Planetario surgió con la polémica habitual, “¿Para que gastar dinero en esto cuando hay otros proyectos mucho más urgentes/importantes/necesarios/populares?” pero fue consolidándose con el paso de años. En parte debido a su conocido e hiperactivo director, en parte porque llenaba un hueco de conocimiento. Ha sido, y sigue siendo, la principal referencia de la ciudad en el ámbito de la cultura científica. Sería imposible citar todas las actividades, charlas, conferencias, exposiciones y proyectos que ha acogido. Por eso solo mencionaré una a la que tengo especial cariño, las primeras jornadas de Blogs&Ciencia en las que participé allá por 2008.
 
Quizás el primer fallo fue su estatus legal. Fue lanzado desde el departamento de educación y cultura del gobierno pero se constituyó como una empresa y con el objetivo de ser autosuficiente económicamente. La ciencia cómo espectáculo, al estilo popularizado por “El Hormiguero”. En este el último año, se ha fusionado con otra empresa pública y ahora es parte de la “Empresa Navarra de Espacios Culturales, S.A.”. Una empresa que “se basa en criterios de gestión empresarial (rentabilidad, calidad, sostenibilidad y excelencia)”.  No es un patronato, ni una fundación, ni un organismo público. Es únicamente una empresa. Y, en estos tiempos de crisis, la aportación pública se ha reducido desde 560.000 euros a solo 50.000. Imposible mantener el personal, imposible ofrecer nada nuevo o, al menos, mantener lo actual. Imprescindible buscar patrocinios, donaciones o cualquier tipo de ayuda privada.
 
Tira de Oroz del 16-11-12
Los recortes en el Pamplonetario vistos por La tira de Oroz.
Yolanda Barcina es la presidenta del Gobierno de Navarra.
 
Aunque siempre aspiramos a divulgar de forma entretenida, enseñar la ciencia no es solo dar un espectáculo, al igual que divulgar no es (solo) dar noticias. No es un negocio que deba ser rentable o sino se cierra por falta de interés del público. Enseñar la ciencia cumple una labor social al igual que mayoría de los museos. Los escolares navarros visitan el Museo de Navarra y se considera que es una aportación a su formación. Esos mismos niños visitan el Pamplonetario para entender mejor el universo que les rodea. Lo primero se considera cultura. Sorprendentemente, lo segundo no. El Museo de Navarra es descrito como un servicio público, el planetario debe ser un negocio autosuficiente porque los navarros no tenemos un euro al año por persona para mantenerlo en funcionamiento.
 
No se exige la misma autosuficiencia económica a los diversos museos de titularidad pública existentes de Navarra. Y me parece muy bien que no sea su objetivo. Aunque también están sufriendo la crisis, su supervivencia parece garantizada. Lo que no consigo entender es porque la cultura científica sigue siendo arrinconada, ninguneada y, en muchos casos, despreciada. Se acepta, a regañadientes, que la ciencia es una herramienta imprescindible para el desarrollo de un país. Se olvida que esa ciencia y tecnología surgen de una forma de ver el mundo que necesita ser enseñada y disfrutada por todos. Desde los niños, cuya curiosidad solo pide ser alimentada, a los padres que la financian.
 
Desgraciadamente, la crisis ha propiciado este tipo de problemas por toda España y en otros países. Estoy seguro de que esta anotación podría aplicarse a otras muchas situaciones que yo desconozco. Ojala sirva para que personas con más poder e influencia reflexionen sobre ello. Sin duda podemos tener científicos e ingenieros sin planetarios ni museos de la ciencia. Igualmente, es posible tener pintores sin museos ni escuelas de arte o músicos sin auditorios ni conservatorios. Pero siempre será más difícil y los resultados serán más escasos. Aunque solo será por el puro egoísmo económico, necesitamos mantener abiertos nuestros museos y planetarios.
Etiquetas: Miscelanea, opinión
Autor: Ambros
Visitas: 38178

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



edison pumisacho el 21/03/2013:

olap tu blog es muy interesante pero pocos centros de cultura tienen la variada, estimulante y creativa actividad del Pamplonetario, y hay a quien no le importa. Pero es que lo peor es que no les importa ni el centro ni la cultura ni los valores que pregonan defender. Me cambio de sociedad. Pero no puedo.

Xa2 el 19/11/2012:

Pocos centros de cultura tienen la variada, estimulante y creativa actividad del Pamplonetario, y hay a quien no le importa. Pero es que lo peor es que no les importa ni el centro ni la cultura ni los valores que pregonan defender. Me cambio de sociedad. Pero no puedo.

Ambros el 17/11/2012:

Luján, de los centros queda para otra ocasión. Si se puede. Me afecta muy directamente porque yo trabajo en un centro tecnológico de Navarra.

Luján el 17/11/2012:

Lamentablemente, los recortes no solo llegan a la divulgación científica, sino también a los centros de investigación, ya sea pura o aplicada. Desconozco directamente el Pamplonetario, pero sí sé de su actividad por amigos pamplonicas. Un lástima.

Interesante

Amazings

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar