Twitter Facebook RSS Email


Miércoles - 23.Abril.2014

Cuero para cruzar el océano Atlántico

(25/04/2012)
Tal vez hayais visto esta sorprendente imagen. Unas botas de cuero entre los restos del Titanic. Intactas mientras el casco de acero se desintegra a su alrededor. Tim Severin, un extraordinario explorador que cruzo el Atlántico en un barquito de cuero, no estaría tan sorprendido. Él, y los monjes irlandeses, sabían como construir un transatlántico con este material. 
 
San Brendan ( o Brandan, Brandano o Barandán)  fue un santo irlandés que nació alrededor del año 489. Tuvo un importante papel en la evangelización de Irlanda pero ha pasado a los historia por sus viajes. Una de ellos, realizado entre el año 512 y el 530,  podría haberlo llevado hasta las costas de Terranova con paradas intermedias en varias islas del atlántico norte. En el viaje se habría utilizado un tipo de embarcación denominado currach o curragh, que aún existe en la actualidad. Básicamente, se trata de un armazón de madera recubierto de lona alquitranada. Sin embargo, la versión original utilizaba cuero curtido que se cosía para darle unidad. El conjunto se sujetaba al armazón de madera por lazos de mismo material. Ni un solo clavo puesto que el metal era caro y escaso durante el siglo VI.  
 
Curragh Brendan
 
Tim Severin es un conocido explorador que ha realizado numerosas expediciones para reconstruir viajes históricos y de leyenda. Entre mayo de 1976 y junio 1977, él y sus compañeros utilizaron una replica del curragh de San Brendan para cruzar el Atlántico. Soportaron tormentas, calmas e incluso estuvieron a punto de ser embestidos por otros barcos despistados. Curiosamente, el Brendan también tuvo sus problemas con un iceberg. Quedo atrapado entre dos fragmentos de hielo flotante y la presión reventó su coraza de cuero. Una grieta similar al Titanic. Por fortuna, fue posible parchearla con otro trozo de cuero que fue cosido en mitad de un océano helado y bajo el embate de las olas. La conclusión final fue que, efectivamente, los monjes irlandeses tenían la tecnología suficiente para (re)descubrir America. Pero, ¿lo hicieron realmente?
 
Han pasado 1.500 años y no se han encontrado restos arqueológicos que permitan asegurar que estos monjes llegaron a Terranova. Quizás estén ocultos bajo el hielo. Quizás se limitaron a alcanzar las costas de Groenlandia o Islandia. Simplemente no podemos saberlo pero como hipótesis es fascinante.  De ser cierto, unos monjes irlandeses se habrían adelantado a Colón ¡en más de 900 años!. Incluso por delante de los exploradores vikingos que se mencionaron en mi última anotación en Amazings. Pero es importante recordar que ser capaces de realizar el viaje no significa que sucediese en realidad. Igual que con otras expediciones como la Kon-Tiki debemos recordar que tener la tecnología no implica tener los recursos o la voluntad para aprovecharla al máximo. Si el viaje fue cierto, nadie siguió explorando después. Puedo imaginarme a un arqueólogo que, dentro de milenios, reproduzca nuestros viajes a la Luna y se pregunte: "¿Donde están los restos de la colonia lunar? ¿Y las pruebas del viaje a Marte? ¿No resulta increíble que se quedasen en casa teniendo la tecnología para descubrir, y explorar, nuevos mundos....?"
Etiquetas: historia, transportes
Visitas: 10170

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Aún no hay comentarios... puedes dejar el primero ;)

Interesante