TwitterFacebookRSSEmail


Miércoles - 20.Septiembre.2017

Estás en: Historia

Accidente de reactividad

(25/10/2007)

¿Qué hacer si te sabes muerto? Si has recibido suficiente radiación para morir y lo sabes. Una posible respuesta es estudiarte a ti mismo como a un animal de experimentación. De esta forma lo que vengan después sabrán algo mas de lo que te mato.

Un accidente de reactividad  o “criticality accident” se produce cuando, por cualquier causa,  se produce un aumento incontrolado de la radiación liberada por una reacción nuclear. Chernobyl fue el  ejemplo más famoso de este tipo pero no el único. En los primeros años de la guerra fría, la búsqueda frenética de nuevos diseños motivo que se corriesen riesgos que ahora parecen totalmente irracionales. Y las consecuencias no tardaron en aparecer.

Louis Slotin fue un científico canadiense que trabajo en el desarrollo de las primeras bombas atómicas. Su arriesgada trabajo incluía  acercar entre si dos masas de plutonio o uranio enriquecido y detectar cuando comenzaba a producirse una reacción en cadena. Es decir, intentaban determinar la “masa crítica”, una cifra que depende tanto del material como de su forma y el contenedor que lo rodea. El famoso premio Nobel, Richard Feynman lo denomino hacer cosquillas a la cola de un dragón dormido” lo que deja bien claro su peligrosidad. Pero la investigación militar, y más durante la guerra fría, tenia prioridad absoluta.

El 21 de mayo de 1946, y durante uno de esos experimentos, un simple destornillador era lo único que separaba dos semiesferas de plutonio. Cuando este se desplazo accidentalmente, las semiesferas entraron en contacto y los detectores Geiger empezaron a volverse locos. Para entonces las ocho personas presentes en la habitación ya habían recibido una dosis masiva de radiación gamma. Solo la rápida reacción del propio Slotin,  separando las dos  masas y deteniendo la reacción, impidió que todos muriesen. Un sacrificio heroico para compensar el manejo tan imprudente de materiales enormemente peligrosos.

 

 

Investigador hasta el final, Slotin pidió que se registrasen tanto las dosis recibidas como la evolución de su enfermedad  durante los nueve días que tardo en morir. Comparando estos datos con la salud de los supervivientes pudo valorarse las consecuencias médicas de una fuente de radiación conocida sobre personas situadas  diferentes distancias y orientaciones.

Desgraciadamente este no ha sido el único caso, la Wikipedia recoge un listado de nueve  accidentes de reactividad con un total de 21 muertos. Sin incluir el famoso accidente de Chernobyl. 

Visitas: 106196

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



invitado el 12/01/2008:

muy interesante, de verdad. eso para que nos demos cuenta de como siempre hay gente inconsciente que provoca los errores, y como potra gente tiene que intentar impedirlo. no se si estareis de acuerdo conmigo, pero en cada situacion dela vida se puede ver algo filosofico o moral. xao

agregala el 29/10/2007:

Mucha razón lleva el post y de lo mas interesante. He agregado esta entrada a nuestro portal de noticias en donde podrá ser votada.Os invitamos a visitarnos. www.Agregala.com Saludoss

invitado el 29/10/2007:

Desde luego, hay científicos sacrificados a los que deberíamos estar más agradecidos. www.juzamdjinn.blogspot.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar