TwitterFacebookRSSEmail


Domingo - 24.Febrero.2019

Estás en: Medio Ambiente

Solo unos trocitos de plástico

(08/11/2007)

Pulveriza un residuo. Redúcelo a polvo. Aparentemente desaparece. Pero si se trata de un plástico no biodegradable como el PVC, se distribuirá como un material inerte por ríos, lagos y mares. Lo que no sabemos es si, además de inerte, es inofensivo.

“Ojos que no ven, corazón que no siente”. Esta frase describe bastante bien lo que todavía hacemos con  muchos de nuestros residuos. Trasladarlos, concentrarlos, enterrarlos y, solo parcialmente, intentar reciclarlos. Pero ni siquiera enterramos todo. Parte de los materiales inertes, y teóricamente más inofensivos, simplemente se descartan y pueden sobrevivir cientos de años en el medio ambiente. Y debido a ello están apareciendo finamente pulverizados en los lugares más insospechados.

Granza es el nombre que recibe una bolita de pocos milímetros que se utiliza como materia prima para las piezas de plástico. Y es el estado final de muchas piezas de plástico descartadas que acaban rotas, troceadas y esparcidas por la acción de las fuerzas naturales.  Entre ambas fuentes se calcula que el 10% de los residuos que contiene una playa son  trocitos de plástico de todos los tamaños, incluso microscópicos. Y si están en  la arena, también están en el mar. El programa para el medio ambiente de las Naciones Unidas, calcula que el 90% de los residuos que flotan en el mar son plásticos. De media, unas 13.000 piezas de plástico por kilometro cuadrado. Pero, en algunas zonas marinas como el nordeste del Pacifico, estos diminutos residuos se han  acumulado hasta alcanzar los seis kilogramos de plástico por cada kilogramo de plancton. ¿Que sentirán los animales que  intentan alimentarse en esas aguas? Podéis haceros una idea con este video que muestra   una visita a ese gigantesco vertedero flotante creado por las corrientes marinas.

 



Lo malo es que un trocito de plástico casi invisible no llama la atención. Es más fácil ser recordado si eres un patito de goma que caes al mar con miles de compañeros. Aunque si ellos permanecieron  intactos durante años, imaginar que suceden con todos los residuos de plástico que generamos. Aun peor, algunos estudios sugieren  que esos diminutos trozos de plástico  actúan como “esponjas” absorbiendo productos tóxicos  que luego liberan al ser ingeridos por los peces o por nosotros mismos.

Es poco lo que se conoce, con certeza, sobre los posibles efectos negativos para la salud de personas o animales. Digamos que es un experimento incontrolado más. Quizás sean relativamente inofensivos. Después de todo estamos rodeados de fino polvo tanto orgánico como mineral. O quizás resulten tan peligrosas como la inhalación de fibras de amianto  o  polvo de sílice. En cualquier caso, los humanos podemos utilizar filtros u otras tecnologías para protegernos. La naturaleza no.

Visitas: 10721

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Gabriel Martínez el 08/11/2007:

Nuestro avance desmedido sin contemplar nuestro medio ni tener conciencia de él, produce la destrucción de nuestros recursos. No tenemos ni idea de las consecuencias funestas que estamos creando en nuestro planeta tierra. Es hora que cada uno de nosotros pongamos un granito de arena para cuidar de nuestro único hogar permanente, La Tierra.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar