TwitterFacebookRSSEmail


Miércoles - 22.Noviembre.2017

Estás en: Astronáutica

MacGyver en el espacio-I

(12/05/2013)

Autor: Ambros

MacGyver fue el protagonista de una serie televisiva de finales de los años 80. Entretenimiento simple y acción con poca violencia para un agente secreto que resolvía las situaciones más apuradas con cinta aislante y mucha imaginación. Creo que no hay ingeniero de mi edad que no lo conozca. Poner ejemplos de “macgyverismo espacial” es una tentación irresistible para sacar este blog de su periodo de descanso.

 
El Apolo 17 fue la última misión que pisó el suelo lunar. Para compensarlo, fue una de las misiones con mayor carga científica ya que se intentó incluir muchas de las actividades previstas para las misiones Apolo 18, 19 y 10 20 que fueron canceladas por falta de presupuesto. También incluyó al primer y último científico que pisó nuestro satélite, el geólogo Harrison Schmitt. Su misión era explorar, junto con el comandante Eugene Cernan, la superficie lunar. Dedicaron a ello más de tres días e intentaron recoger todas las muestras de rocas que pudieron y en lugares tan variados como fue posible. Para ello contaban con el Rover Lunar, un pequeño todoterreno eléctrico de cuatro ruedas con su correspondiente guardabarros. Un equipo fiable pero frágil ya que solo esta pensado para operar en la Luna donde el ahorro de peso era crucial.
 
Los problemas comenzaron al poco de iniciarse la exploración. Una herramienta manejada por Cernan golpeo el guarbarros trasero derecho y lo partió por la mitad. A partir de entonces, utilizar el Rover Lunar implicaba cubrir a los astronautas con una peligrosa capa de polvo. Lo que en Tierra habría sido un problema menor, en la Luna era una gran amenaza para la misión. Para empezar, el polvo lunar es tremendamente abrasivo. A faltar la erosión causada por el viento y el agua, estas diminutas partículas mantienen bordes tremendamente afilados y cortantes que podían atacar las juntas del traje o rayar los visores del casco y disminuir su transparencia. Pero había un peligro aún más inmediato. Los trajes de los astronautas eran brillantes para reflejar la luz solar y evitar que se recalentasen. Si acaban cubiertos de polvo, el sistema de refrigeración podía ser incapaz de mantener la temperatura del astronauta dentro de unos límites seguros.
 

La primera solución fue volver a colocar la pieza rota. Pero era necesario sujetarla de alguna forma. ¿La solución? Un simple rollo de cinta adhesiva que alguien había decidir incluir entre los repuestos. Esta solución no duró demasiado y el trozo de guarbarros volvió a desprenderse mientras se desplazaban. Quedaban otras 15 horas de actividad en el exterior que corrían el riesgo de ser anuladas. Afortunadamente, desde Houston les prepararon una solución. Utilizar algunos mapas de repuesto, abrazaderas y, de nuevo, cinta adhesiva para sustituir el trozo de guarbarros que faltaba. Aunque lo mejor es ver la explicación del propio Eugene Cernan

 

 

 

El resultado quedó bastante apañado como podéis ver en la foto:
 
 Apolo 17 - Cinta adhesiva en el guardabarro
 
No sé quién fue el anónimo trabajador de la NASA que decidió que un rollo de cinta adhesiva tenía que hacer todo el viaje hasta la Luna. Y como justificó la enorme cantidad de combustible necesaria para ello. Pero fuese quien fuese, salvo buena parte de los objetivos científicos de última misión Apolo. 
Autor: Ambros
Visitas: 56537

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Ambros el 14/05/2013:

Efectivamente Ignacio. Aunque ese ejemplo quería dejarlo para la segunda parte de la anotación...

Ignacio Agulló Sousa el 14/05/2013:

Si no recuerdo mal, la cinta adhesiva salvó la vida a los astronautas del Apolo 13, ¿no? Si ella, y bolsas de plástico, no se habría podido utilizar el filtro de anhídrido carbónico del módulo de mando a bordo del LEM.

Ambros el 13/05/2013:

David, El Saturno V, uno de los cohetes más eficientes jamas construido, pesaba 2,8 millones de kilogramos al despegue. Y se utilizó para poner en la superficie lunar un vehículo de unos 14.700 kilogramos. Cada kilogramo en la Luna implicaba más de 190 kilogramos al despegue entre combustible, depósitos y estructuras de soporte. El coste del que hablaba no solo el coste del combustible, relativamente barato, sino todo lo que implica añadir peso y complejidad a un cohete.

Carlos el 13/05/2013:

Lo que me interesa mucho més que el rollo de cinta adhesiva es esto otro: En la última foto, donde se ve la rueda, no se ven huellas de la rueda en el polvo. Si os fijais hay huellas de los astronautas, estas se encuentran tanto delante como detras de la rueda, y no creo yo que por muy liviano que fuese el rover, pesara menos que los astronautas

Antonio el 13/05/2013:

Si sobretodo cuanto cuesta subir una guitarra acustica a la ISS. http://www.youtube.com/watch?v=KaOC9danxNo

David el 12/05/2013:

Me pregunto cual puede ser el costo de incluir un rollo de cinta adhesiva ¿De verdad representa tanto combustible?

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar