TwitterFacebookRSSEmail


Jueves - 19.Octubre.2017

Estás en: Historia

El átomo indivisible

(02/05/2010)

Átomo significa indivisible o sin partes. Una afirmación realmente inapropiada y que se consideró adecuada durante menos de un siglo. Pero, para entender la fuerza de la tradición y la pervivencia del nombre, tenemos que repasar como llegamos a comprender la materia y su composición. Hubo un poco de química, otro poco de biología y algo de física para componer uno de los fracasos más brillantes y meritorios de la ciencia.

Las primeras hipótesis sobre la composición de la materia eran pura filosofía y enfrentaron a la escuela atomista, cuyo representante mas conocido fue Democrito de Abdera, y la escuela aristotélica. Aristóteles vuelve a aparecer en esta serie y, como suele pasar, ganó el debate. Durante casi 2000 años, se considero que la materia era una masa continua que podía dividirse indefinidamente en trocitos más y más pequeños.

Hubo que esperar hasta el siglo XVII para que comenzase a resquebrajarse esta idea. Y no fue por argumentos filosóficos, sino por la acumulación de experimentos que demostraban que algo no encajaba. Robert Boyle fue el primero que, aún creyendo en la imposible alquimia, realizó múltiples experimentos químicos que indicaban que la materia podía estar formada por diferentes elementos individuales capaces de combinarse entre si.  El mismo concepto de "elemento químico"  fue creado por   Lavoisier para intentar representar esa idea.
 


Tabla periódica de elementos, una idea con apenas 140 años de historia Fuente: Galería en Flickr de jlori



Hace apenas dos siglos, en 1808, John Dalton propuso su modelo atómico de la materia. Explicaba porque la materia se mezclaba en proporciones fijas, como los químicos habían demostrado, y marcaba la diferencia entre átomos y moléculas.  Sin embargo, durante todo el siglo XIX las dudas continuaron. La teoría del átomo sufría los ataques de brillantes científicos como Ernst Mach y Wilhelm Ostwald. Se aceptaba los argumentos de los químicos.  Pero, ¿que era exactamente un elemento químico? ¿Cuales eran sus constituyentes físicos? El consenso científico fue decantándose lentamente a favor del átomo, como componente básico e indivisible de cada elemento. Fue un proceso gradual y no exento de polémicas. Creo que fue  el físico alemán Max Planck quien dijo "Las nuevas ideas científicas triunfan no debido al poder de la razón, sino debido a que sus opositores finalmente mueren". La aceptación de la teoría atómica siguió este principio. Curiosamente una de las pruebas mas aceptadas la proporcionó Robert Brown,  un biólogo y botánico que analizó el movimiento de los granos de polen en una gota de agua. Era un fenómeno físico fácil de observar pero muy difícil de explicar. Su inexplicable movimiento, caótico y al azar, debía estar causado por alguna fuerza. Tuvo que ser Albert Einstein quien, en 1905, demostrase la explicación aceptada actualmente. Los granos de polen se movían debido al choque aleatorio de las moléculas de agua contra ellos.

El siglo XX comenzó con un amplio consenso. El átomo existía pero ¿era indivisible? En realidad, no. Ya en 1897, J.J. Thomson,  había descubierto la existencia de una partícula mas pequeña, el electrón,  que era capaz de existir de forma independiente.  Esto comenzó la carrera para identificar los componentes de un átomo y su la estructura interna mediante una sucesión de modelos cada vez más complicados y precisos.  El átomo, por fin aceptado, dejo rápidamente de ser indivisible.

Esta anotación pertenece a la serie "20 ideas que fracasaron".
 

Visitas: 59723

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Vicente el 17/09/2016:

Átomo significa lo que no se puede dividir, quizá el error es que los científicos creyeron haber encontrado el átomo griego y le pusieron así a la partícula que actualmente conocemos, que verdaderamente no es átomo porque si se puede dividir. Pero pues se le quedo el nombre.

Ambros el 09/05/2016:

Luana, lo pone en el párrafo de conclusión. "En realidad, no" Para empezar porque el electrón es una parte de un átomo y circula libremente por cualquier cable eléctrico.

Luana Rios el 09/05/2016:

Haber Sr. solo quiero saber si un atomo es indivisible o no! tanto cuesta responder eso??

diana el 20/06/2015:

esto no me ayudo en nada gracias

michelle sanchez el 21/10/2014:

^_^

Paola el 20/04/2013:

Me sirvio de mucho de mucho saber esto .. xq yo pensaba qe el atomo era indivisible, pero leyendo esto confirmo qe no es asii.. Gracias..

Ana Maria Ceballos el 06/03/2013:

Esto no es lo que busco y esto esta muy largo definitivamente no lo recomiendo... ._. :/

Juan Zermeño el 23/10/2012:

Sr. Petralba: Sea mas breve en sus explicaciones.-

Petralba el 10/08/2012:

Estoy muy preocupado de leer estas cosas. Cuando se pretende formar las mentes de los jóvenes no debe hacerse con mentiras. Sr. Ambrosio Liceaga: Se que eso que menciona usted arriba, es lo que ha leído y lo que puede leerse en la mayoría de los libros académicos, los cuales obedecen a programas escolares con origen político y de intereses creados. Lo instigo a investigar más, como hizo mi maestro y sus alumnos hicimos. Para empezar, ciertamente Demócrito fue un filosofo que apoyaba las ideas atomistas previamente propuestas por Tales y calculadas por Pitágoras, pero además, apoyó la existencia de fuerzas de atracción y repulsión del átomo, llamadas amor y odio respectivamente, las cuales unían los átomos entre sí como enganchados (noción de valencias químicas), de maneras que dependen de las proporciones de estas dos fuerzas. Cuando excede el odio (rechazo), los átomos se unen en pequeños cristales que dan lugar a la fluidez, formándose agua, aceite, vino y toda forma de líquidos. Con un poco más de fuerza, los cristales se hacen más pequeños y el cuerpo se gasifica. La agitación térmica potencia el odio dando lugar a los vapores. Por el contrario, cuando el amor (atracción) es más potente que el odio, se forman cristales mas grandes cuanta mayor es la diferencia. Cuando el amor solo puede formar cristales pequeños, se unen estos formando rocas y piedras, y cuando son aun más pequeños forman la tierra, la arena, la ceniza y toda forma de polvos. Cuando el amor y el odio son equivalentes, dan lugar a cuerpos gaseosos que no forman cristales. En estos cristales de los filósofos están las nociones de moléculas y de cristales aunadas. Platón incorporo en estos conceptos una nueva propiedad de la fuerza de atracción amor que explicaba los altos puntos de fusión de algunos cuerpos dándole el nombre de "azufre" y llamo al odio "mercurio" y al peso de los cuerpos lo llamo Sal definiéndolo como una atracción adicional, entre átomos cuyo alcance llegaba al infinito, contrariamente al amor o azufre cuyo alcance era limitado. Su alumno Aristóteles, llamo a todas estas fuerzas "principios" y dividió el Azufre en dos principios: el azufre de Platón que mantenía la estructura de la materia a pesar del calor más intenso formando cristales (altos puntos de fusión) y el "Arsénico", el cual era la fuerza que, mas débil que el azufre, era la verdadera responsable de las combinaciones entre átomos. Observando los efectos de la luz sobre las diversas materias determinó que habían dos clases de fuerzas arsenicales: Una que causaba la reflexión del color verde y otra la del azul, y que el azufre producía la reflexión del color rojo. Bajo determinadas proporciones de los principios se obtiene toda la gama de colores. El oscurantismo traído por la iglesia católica ocultó todo esto destruyendo los libros de los sabios griegos y penando con la muerte mas atroz su estudio o tenencia considerándola herejía. Los gnósticos primero y luego también los musulmanes preservaron ocultos estos tratados y conocimientos hasta principios del segundo milenio, en que muchos reyes europeos y de oriente medio desafiaron la voluntad papal. Estuvo prohibido y permitido este conocimiento por periodos cortos, hasta 1700 pero por tradición se consideró privilegio de unos pocos eclesiastas y poderosos, siempre que no se contradijeran el dogma católico y los preceptos bíblicos en sus afirmaciones, enseñanzas y explicaciones. Poco a poco algunos conceptos fueron vertidos al vulgo y usados como base por organizaciones del vaticano para crear una ciencia que compitiera con la alquimia y la desalojara como ciencia. Tal nueva ciencia, debía carecer de cualquier concepto o teoría que contradijera el dogma, la biblia o a los teóricos católicos y de ser posible, fuera ajena a la religión. Se encomendó este trabajo a los ateos y nació así la química para competir con la alquimia. Sin embargo el principal bastión de la alquimia (aunque no el único) era el átomo indivisible, y los ateos se abocaron a inventar átomos alternativos. El estudio de la electricidad les dio material para crear a fines del siglo XIX y principios del XX teorías donde los electrones formaban parte del átomo. Ninguna fue aceptable, pero la que más ha durado es la de orbitas electrónicas a pesar de que la interacción entre electrones hace imposible esta estructura muy a pesar de todos los esfuerzos para justificarlas. Tal es así que los físicos cuánticos han cambiado este concepto por el de ondas de probabilidad, mucho más cercano al concepto aristotélico-daltoniano de la alquimia, que define al átomo como una energía ondulatoria indivisible resultado de una interferencia entre ondas etéricas de materia. Sin embargo y a pesar de esto, se sigue enseñando en las escuelas la teoría ya perimida de orbitas electrónicas. Pero lo que es peor, para estos físicos ateos, los átomos siguen teniendo núcleo y este lo pretenden divisible hasta el infinito. Para justificar esto, han tenido hace 75 años que inventar las fuerzas nucleares, las cuales alojaron en los neutrones para poder unir protones y acomodar a su gusto la masa de los átomos. Ante las fallas de esta teoría, debieron justificar nuevas fuerzas (fuerza débil, extrañeza, etc., etc., atribuidas a otras partículas más pequeñas y a partículas teóricas inexistentes. Para buscarlas recurren a los aceleradores chocando átomos o/y partículas a altas energías inerciales (altas velocidades) gastando miles de millones de dólares, todo para que no caiga por tierra su teoría, no sea que resurja la alquimia. Ellos dicen: “Cuando chocan se producen partículas. Por lo tanto han de estar en el átomo y este se parte” pero la alquimia dice: “Error. Cuando chocan transmutan en átomos o partículas de menor masa y tanto la diferencia de energía como la velocidad inducen en el éter interferencias de fases etéricas que forman o hacen surgir partículas o átomos nuevos ¡Pero siempre por fuera del átomo y nunca desde adentro de él”. Así que las investigaciones con aceleradores son inútiles, es dinero tirado a la basura cuando hay tanto hambre en el mundo y las partículas así obtenidas llegarán a ser en número infinito. En las llamadas fisión y fusión el proceso lo explica la alquimia de igual modo. Tanto en un caso como en los otros, una parte de la energía da nacimiento y velocidad a las partículas. Otro poco genera radiaciones gama, pero siempre es un fenómeno de inducción externo al átomo transmutado. La fusión es el concepto inverso a la fisión pero obedece a las mismas reglas y procesos. Le ruego, en adelante, se informe Ud. mejor para no propagar falsas informaciones como hace la mayoría académica ignorante que lee pero no razona ni investiga. Petralba Ingeniero químico, profesor de química universitario, alquimista y profesor de Alquimia en el Instituto De Estudios Alquímicos (institutodeestudiosalquimicos@yahoo.com.ar) www.libreriaprimius.redtienda.net (libros del Maestro Alquimista Primius, cursos de Alquimia.)

alex guerrero el 09/07/2012:

es calidad la pagina tiene lo que uno quiera chico y chicas visiten esta pagina cuando tenga tareas Visítenla se las recomiendo atte alex guerrero

rolando el 25/06/2012:

muy interesante

Andrea Alcantara Muños el 07/05/2012:

que esata bien suerte el que lo hizo y saludos

Ambros el 06/12/2011:

La materia no se considera indivisible. Hemos conseguido dividirla hasta el nivel de los quarks. Lo que no sabemos es si existe algún otro nivel de estructura inferior.

Ambros el 24/03/2011:

Actualmente nadie considera indivisible al átomo. Por eso esta anotación pertenece a la serie "20 ideas que fracasaron"

anónimo el 23/03/2011:

¿se puede afirmar que el atomo es indivisible?

Ambros el 10/03/2011:

Lo siento pero no entiendo la pregunta. ¿Cual es la "teoría de la discontinuidad de la materia"?

anónimo el 08/03/2011:

por favor necesito 2 errores de la teoría de la discontinuidad de la materia

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar