TwitterFacebookRSSEmail


Domingo - 22.Septiembre.2019

Máquinas de la verdad

(02/11/2009)

Imaginemos una sociedad donde políticos, jefes y amantes siempre dicen la verdad. Por costumbre porque, durante toda su vida, una máquina ha sido capaz de detectar sus mentiras y ya están acostumbrados a no intentar engañarla. Quizás nunca tengamos la tecnología para ello. Sin embargo, eso no es obstáculo para muchos lo intenten. Bienvenidos al fin de los secretos.

La definición clásica de máquina de la verdad sería un aparato capaz de decirnos si alguien miente cuando habla. Esta idea  aún esta lejos de materializarse. Los polígrafos actuales se basan en la medida de conductividad de la piel, la presión arterial o la frecuencia cardiaca. Son escasamente fiables y muchas veces han sido engañados con éxito. Otros sistemas más avanzados han intentado utilizar el análisis de la actividad cerebral pero no han pasado de la fase de prototipo. Aún así, parecen una opción viable y puede que se completen con éxito en unas décadas. Esta posibilidad y sus consecuencias fue muy bien desarrollada en la novela "La máquina de la verdad"  de James L. Halperin  que podéis descargar gratuitamente en el enlace.

Pero estas máquinas siempre me han parecido incompletas. Como mucho pueden decir lo que alguien cree que es verdad. Y nuestra mente no es realmente fiable. Hay investigaciones que afirman que podemos auto-engañarnos inventando recuerdos de hechos inexistentes  y es bien conocido que bajo hipnosis es posible implantar falsos recuerdos en una persona.  Un testigo de asesinato puede decir lo que cree que vio pero, ¿no seria mas interesante saber que ha pasado exactamente?.

Hay propuestas para lograrlo. La más complicada implica desarrollar una máquina capaz de ver el pasado. No hay nada  que se oponga a ello en la física que conocemos. Las consecuencias sociales y culturales serian espectaculares e irian mas alla de la "simple" busqueda de la verdad. Una de ellas seria la perdida absoluta de intimidad. Lo que ha sucedido hace un segundo ya es pasado y esta hipotética máquina podría mostrárselo a cualquier extraño, en cualquier lugar. No soy capaz de decidir si seria un mundo maravilloso, mucho más sano y sincero, o la mayor de las pesadillas. Hay algo de cada cosa en  la magnifica  novela "Luz de otros días" de Stephen Baxter .

Quizás nuevos avances en la física eliminen la posibilidad de una máquina así. ¿Hay alguna tecnología menos especulativa que permita algo equivalente? En realidad si, pero solo si todos queremos.  Mi primera fotografía en Internet, incluyendo nombre y apellidos, fue muy posterior a este blog.  Y la puso allí alguien a quien yo no conocía hasta entonces. Nuestra vida privada está siendo erosionada poco a poco gracias a Internet, los correos electrónicos y las redes sociales. Este “asalto” parece menos importante porque no hay buenas tecnologías de búsqueda y la información se pierde sin consecuencias. Sin embargo, esto esta cambiando rápidamente. Programas como iPhoto o Picasa han incorporado técnicas de reconocimiento facial  para buscar fotografías de una persona concreta. Son una pequeña muestra de lo que pueden hacer proyectos gubernamentales como el Face Recogniticion Grand Challenge.  Pronto nuestra imágen podra ser rastreada sin grandes dificultades.

El siguiente paso es utilizar imágenes de vídeo y combinar distintas cámaras para permitir el seguimiento de una persona en el metro, en una ciudad o, con suficientes cámaras, en su vida diaria. David Brin describió en su extraordinaria novela Tierra”  un  mundo donde el miedo a la criminalidad lleva a los ancianos a una solución drástica.  Deciden utilizar permanentemente cámaras personales que graban y retransmiten a su ordenador casero las imágenes de su entorno. Adiós a robos y ataques porque cualquier  intento es filmado y el culpable rastreado a través de las cámaras de todos ellos. ¿El primer paso? Proyectos como  MyLifeBits, donde un ingeniero de Microsoft ha ido archivando las imágenes y sonidos su vida en una enorme base de datos.

De momento, nada de esto es posible. Podemos reírnos de esta posibilidad como hacen en este divertidísimo video de The Onion. (subtitulos en castellano)  Dentro de veinte años quizás no sea tan divertido.
 

Visitas: 12888

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



gbcncat el 21/01/2010:

Creo que la tecnología todavía no se puede meter dentro de la mente humana, se puede acercar pero siempre habrá personas que engañen a la máquina. Creo que lo mejor para detectar la verdad a una persona, es alguna especie de droga. Evidentemente, algo ilegal.

Ambros el 02/11/2009:

Tranquilo. He aprovechado el enlace en tu anotación para bajarme el libro y pienso leerlo en cuando tenga un hueco. Así le saco partido a la confusión.

Sergio L. Palacios el 02/11/2009:

Anda, si he metido la pata hasta el fondo. Leí el título del relto, pero no el autor. Resulta que tú hablabas de Stephen Baxter y yo de Bob Shaw. ¿Quién les mandaría escribir dos novelas con el mismo título? La verdad es que el tema que tratan tampoco es muy diferente. La de Bob Shaw, que es a la que me refiero yo trata sobre una sustancia que es capaz de retener las imágenes que capta y puede utilizarse para grabar escenas ya pasadas y ayudar a resolver un crimen, por ejemplo. Perdón por el lapsus, Ambros.

Ambros el 02/11/2009:

Personalmente me preocupa mucho la perdida de intimidad pero conozco gente a la que no le preocupa lo mas mínimo. Y lo cierto las redes sociales ponen nuestra intimidad en manos de amigos y conocidos mas que en las nuestras. Gracias por el enlace. No conocía ese relato. El que cito es otro con el mismo titulo pero contenidos totalmente distintos. Después de leer tu reseña voy a tener que buscarlo y leerlo.

Sergio L. Palacios el 02/11/2009:

La verdad es que el tema de las máquinas de la verdad siempre me ha parecido ciencia ficción pura y creo que aún estamos lejos de conseguir una. Resulta aterrador pensar en grabar todo lo que nos rodea, con pelos y señales. La sustracción de nuestra intimidad, de nuestra vida en definitiva es uno de los temas más terroríficos que ha tratado la ciencia ficción. En este sentido, el relato breve que citas de Bob Shaw "Lu de otros días" fue ampliado por él mismo y publicado en forma de novela titulada "Otros días, otros ojos". Recuerdo haber escrito un post en mi blog hace un tiempo analizando la física involucrada. Te dejo el enlace por si te interesa echarle un vistazo a ti o a tus lectores. http://fisicacf.blogspot.com/2008/07/ y-garrod-dijo-detngase-la-luz.html Saludos, Ambros.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar