TwitterFacebookRSSEmail


Lunes - 18.Diciembre.2017

Estás en: Física

El invisible éter

(21/06/2010)

Las metáforas pueden ser peligrosas cuando explicas una idea, así que intento manejarlas con cuidado en este blog. Pero el problema es aún mayor cuando intentamos entender el universo. Después de que Maxwell desarrollase sus famosas ecuaciones, que interpretaban la radiación electromagnética como ondas,  fue inevitable preguntarse en que medio se propagaban dichas ondas. Se le llamo éter y es un buen ejemplo de una idea fracasada que renace una y otra vez.

La idea del Horror vacui” o, traducido libremente, "la naturaleza odia el vacío" era una parte importante de la física aristotélica.  Servia tanto para criticar la teoría atómica como para llenar el espacio mas allá de la Luna. Ese espacio estaba ocupado por el éter, o quinto elemento, una materia más pura, perfecta y ligera que los cuatro elementos terrestres. Desde otro punto de vista, también era una invención sin ninguna prueba a favor o en contra. Una afirmación que resultó difícil de eliminar ya que contaba con el apoyo de Aristóteles. Esta teoría  empezó a resquebrajarse en 1643 cuando Evangelista Torricelli  inventó el barómetro y, de paso, creó un pequeño vacío  en su parte superior. Curiosamente, la luz podía atravesar esa región  pero el sonido no se transmitía a través de la misma. Esto es debido a que el sonido es una onda de presión y necesita de un medio que se deforme para transmitirse. Y no, las  explosiones en el espacio no hacen ruido.



 

La Tierra desplazándose a través del éter.  Fuente: Wikipedia



¿El éter era capaz de atravesar todos los materiales para llenar ese hueco?. Los físicos creían que si. Algunos como  Newton o Huygens necesitaban de un medio como el éter para apoyar sus ideas que explicaban la luz como onda. El problema es que las diferentes teorías implicaban propiedades cada vez mas extrañas para el material. Algunas lo definían como un gas sutil mientras en otras debía ser un sólido con máxima rigidez. Incluso había teorías que lo definían como un material muy rígido a altas frecuencias, como las de la luz, pero muy fluido a las "bajas velocidades" de un planeta que lo recorriese.  Siempre sin pruebas suficientes de su existencia.

En 1887, Albert Abraham Michelson y Edward Morley realizaron el experimento definitivo para intentar demostrar la existencia del éter. Buscaban medir minúsculos cambios en velocidad de la luz al cambiar la posición de la Tierra respecto al supuesto éter. Para su sorpresa descubrieron que no existían. Era el final de una larga serie de experimentos cada vez mas precisos que apuntaban en la misma dirección. Esta “prueba por fracaso” fue analizada sin descanso mientras se proponían diversas explicaciones alternativas.  Ninguna resulto convincente. En 1907, Michelson y Morley recibieron el premio Nobel por su experimento. Definitivamente, no era necesario ningún medio para permitir la propagación de las ondas electromagnéticas porque eran muy diferentes al sonido o a las olas de mar.  La idea del éter quedo descartada y el vacío, finalmente, libre de cualquier materia extraña. Solo unos pocos átomos dispersos tan difíciles de eliminar como llegar al cero absoluto. ¿Para siempre? En realidad no. Años después, el desarrollo de la mecánica cuántica llevo a pensar que algunas partículas se creaban y destruían de forma continua.  Apareciendo de la nada como si la naturaleza realmente odiase el vacío....

Esta anotación pertenece a la serie "20 ideas que fracasaron".

 

Etiquetas: 20ideas, física, historia
Visitas: 12675

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Petralba el 10/08/2012:

Todo lo que existe en el universo esta compuesto de una sola cosa: El Éter. El experimento de Albert Abraham Michelson y Edward Morley era inadecuado para lo que pretendía demostrar. No ha sido la primera vez que la incapacidad de alguien se premia. Tal fracaso cumplía con las necesidades de los físicos del siglo XX que pretendían descartar la verdad ya existente y reemplazarla con mentiras. El Éter es una forma de energía susceptible de transformarse en todo lo que existe. De hecho, el Éter es una energía vibrante, no estática. Como toda vibración, tiene fases variables. Las leyes del universo son siempre las mismas para todas las cosas porque todas las cosas provienen del Éter. Así, un holograma genera una imagen tridimensional formando pixeles en cada punto de interferencia. De igual modo se forman los hologramas de sonido. En el caso del Éter, los pixeles son átomos, partículas y fotones. De modo que, ni átomos ni partículas son materia solida. La solidez no depende del átomo o de la partícula, sino de lo que nosotros podemos percibir en nuestros sentidos. También nosotros, después de todo, somos hologramas. La luz no se sustrae a este hecho. Está compuesta de fluctuaciones del campo magnetismo y del campo eléctrico. Pero los campos de fuerza no son otra cosa más que fluctuaciones del Éter. Así como las interferencias de fase generan átomos y partículas, una interferencia continua de fase variable forma un fotón por desplazamiento de la fase a un punto intermedio. Esta variabilidad tiene velocidad constante, porque es la velocidad de propagación de la onda del Éter (cercana a los 300.000km/s). Cuando un fotón gamma (de energía igual a la de un electrón) choca con un electrón, la velocidad de propagación cambia, se invierte la fase y el fotón se transforma en un antielectrón. Por lo tanto, un fotón no es otra cosa que una partícula de fase intermedia a velocidad máxima. El rayo gamma en cuestión, antes de ser un fotón, era un electrón. Por lo tanto no puede haber cambios en la velocidad de la luz al cambiar la posición de la Tierra respecto al supuesto éter. El resultado del experimento fue por lo tanto correcto, aunque no prueba de ningún modo que el Éter no exista. Exaq se acerca a la verdad. El Éter es la recientemente redescubierta energía oscura (no la materia oscura que es materia no brillante y no reflectante). Sería conveniente que antes de pretender enseñar, amigo Ambrosio Liceaga, estudiara otros puntos de vista para no tener una visión tan estrecha. Soy ingeniero químico, pero también alumno del Maestro Alquimista Primius (que además es Dr. en física) y por lo tanto soy también alquimista. De allí mi conocimiento. Enseño Alquimia en el Instituto De Estudios Alquímicos (institutodeestudiosalquimicos@yahoo.com.ar) y química en la facultad. Que tenga buen dia.

Ambros el 14/12/2011:

No es descartable. Nada descartable. Hay suposiciones que se han convertido en partículas reales como el neutrón pero no debemos olvidar el caso del éter. La respuesta la sabremos, espero, en unos años.

exaq el 13/12/2011:

Será que -analogamente- para ellos éter, para nostros materia oscura ?

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar