TwitterFacebookRSSEmail


Jueves - 24.Agosto.2017

Estás en: Historia

Desmantelar la flota

(09/11/2011)

Estamos en 1405 y se esta reuniendo una de las mayores flotas de exploración de la historia. Más de trescientos barcos con unos 28.000 tripulantes. Aunque los registros históricos no están claros, los 64 barcos del tesoro, los mayores de la flota tenían entre 60 y 120 metros de eslora (longitud). En comparación, la nao Santa María, el mayor buque de Cristóbal Colon no pasaba de 36 metros. Pero para cuando él volvió de America, no quedaba ni uno solo de esos barcos.
 
Es una época de recortes. Recortes en educación y en sanidad. Recortes en servicios públicos y en inversiones. Aun no he visto recortes en los equipos de futbol pero todo llegara. Tal vez sean necesarios y, algunos, incluso provechosos. Probablemente sean inevitables. Pero cuando se desmantelan centros de primer nivel como el Príncipe Felipe creo que tenemos un problema al marcar las prioridades. Y hemos de conscientes de las consecuencias.
 
Viajes de Zheng He
 
 
Las flotas de Zheng He exploraron el llamado “océano occidental” entre 1405 y 1433. Fueron siete expediciones durante las cuales recorrieron las costas de Asia, la península arábiga y África. Su objetivo declarado era una mezcla de comercio, exploración y acumulación de conocimientos. Pero también fue una exhibición de poder. No es extraño porque la flota reunía lo mejor de la tecnología naval de la época. Y esa tecnología era el equivalente del siglo XV a nuestra tecnología aeroespacial. Aun más, los miembros de la expedición representaban lo mejor de los valores que ahora están de moda. Curiosidad por aprender junto con espíritu comercial y una parte de imperialismo económico mal disimulado en versión china. No es de extrañar que la expedición incluyese algunas batallas y varios reyes depuestos gracias a su poderío militar. Puedo imaginarme a los políticos de la época describiéndolos como lo mejor de su sociedad. Patriotas, genios científicos y emprendedores de éxito.
 
Sin embargo, todo eso cambio tras la muerte del emperador reinante. La situación económica en aquella época tiene un cierto toque familiar. Problemas económicos, varias guerras y un déficit presupuesto en aumento obligaron a adoptar medidas de austeridad. En consecuencia, se ordenó el desmantelamiento de la flota. A continuación, China se sumergió en un aislamiento del que no saldría hasta el siglo XX. Incluso se perdió su maravillosa tecnología naval. Pocas generaciones después eran incapaces de construir navíos como los destruidos.

El tópico dice que debemos recordar la historia para no repetirla. En ese caso, la historia de Zheng He tiene una importante lección para nosotros. No podemos considerar que nuestra ciencia y tecnología estén garantizadas. Primero se pierden los medios. Por ejemplo, ahora seriamos incapaces de llegar a la Luna. En unas pocas generaciones, puedes desaparecer el propio conocimiento. Paso con griegos, romanos y chinos, puede pasarnos a nosotros. Y algunos dirán que no es tan grave, que también están desapareciendo lenguas y culturas enteras. Pero la ciencia y la tecnología no solo son fundamentales para mantener nuestro nivel de vida. Me temo que con ellas desaparecería la curiosidad y una visión del mundo que nos impulsa a intentar mejorarlo cada día.

Visitas: 13101

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



jaime el 24/01/2012:

jajajajaja

Ambros el 26/11/2011:

No. Supongo que no lo habré usado correctamente. Este blog y su autor tienen sus limitaciones y soy consciente de que cometo muchos, demasiados, errores ortográficos. Por cierto, te falta el signo de interrogación inicial.

anónimo el 26/11/2011:

Y también con el tiempo se te ha olvidado que existen los correctores ortográficos?

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar