TwitterFacebookRSSEmail


Viernes - 17.Septiembre.2021

Estás en: Historia

Isaac Newton y la burbuja de los mares del sur

(01/03/2011)

Hay un norma en la ciencia que no siempre se explica o comprende correctamente. La ciencia no cree en el principio de autoridad como respuesta a una duda. Evidentemente hay científicos más prestigiosos, conocidos o influyentes. Y es posible que una  nueva teoría se retrase durante años o décadas por su oposición. Pero, al final, son los experimentos y el consenso democrático de comunidad científica quienes deciden que una teoría es la correcta. Esto es aún más claro cuando un científico actúa fuera de su ámbito de conocimiento. La historia demuestra que, incluso los científicos más brillantes, pueden equivocarse espectacularmente.

La compañía de los mares del Sur fue una empresa creada para promover el comercio con las posesiones españolas en América del Sur.  Esto comercio era casi un monopolio para España pero había cedido a la corona inglesa el derecho al comercio de esclavos y a un barco de mercancías al año. Y la corona inglesa se lo vendió a esta compañía. La cantidad de beneficios  previsible era pequeña pero ese un detalle que fue pasado por alto por los inversores. De todas formas, España aún estaba recuperandose de la Guerra de Sucesión  y el futuro de su comercio no estaba nada claro. Nuevos tratados podían cambiar la situación para mejor. O no. La especulación comenzó a partir de esa duda. Para aumentar el precio de las acciones se recurrió a todo tipo de argucias. Desde la entrega de acciones a precios preferentes a nobles y funcionarios hasta la difusión de rumores sobre inmensos beneficios futuros. Sumado a la simple avaricia colectiva fueron suficientes para multiplicar el precio de sus acciones desde 100 a más de 1000 libras en un solo año (1720).

Fue una burbuja especulativa en toda regla. Similar a las burbujas inmobiliarias o de las acciones de Internet. Y cuando estalló se llevo por delante los ahorros de mucha gente. Isaac Newton fue unos de ellos. Perdió 20.000 libras, una autentica fortuna en aquella época y  lamento esa inversión por el resto de su vida.


Isaac Newton, genial aunque cometiese errores. Fuente: Wikipedia


Newton era un genio en matemáticas como demuestra, entre otros, su desarrollo del cálculo. Tampoco era un inexperto en finanzas ya que llevaba casi 20 años en la dirección de la Casa de la Moneda, responsable de la acuñación de monedas en Gran Bretaña. Aún más, había sido un activo inversor en bolsa durante años.  ¿Como es posible que no viese el crecimiento exponencial en el precio de las acciones? ¿Qué ignorase el riesgo de perder su fortuna? En su defensa, hay que recordar que no era un especialista en empresas ni en comercio internacional. Su inteligencia no podía sustituir a los conocimientos y la experiencia de los auténticos especuladores. Estaba tan indefenso como cualquier otro y su criterio no era mejor ni peor que el de ellos.

En mi modesta opinión, hemos olvidado esta lección. La inteligencia no es una garantía de  acierto y disponer de un titulo en una especialidad concreta no puede dar validez a las opiniones sobre cualquier tema científico. Cada vez que veamos un titular del tipo “Científicos afirman que.... “  hemos de preguntarnos, ¿están hablando de su especialidad? ¿Están cualificados para dar una opinión? ¿Se basan en pruebas y experimentos o solo en opiniones? Son los requisitos mínimos para decidir si las afirmaciones siguientes deben ser tenidas en cuenta. O poniendo ejemplos más cercanos y polémicos, ¿un brillante biólogo esta más capacitado para hablar del “Bing Bang” que una persona corriente? ¿Un físico para hablar de evolución o la ingeniería genética? ¿Un bioquímico, aunque tenga un Nobel, para criticar las investigaciones sobre el cambio climático?  Creo que no, fuera de nuestra especialidad, todos deberíamos ser igual de humildes.

Por supuesto, este criterio también se aplica a las anotaciones en el blog de este simple ingeniero. Por mucho que intente contrastar mis fuentes, o recurrir al consenso general en los temas que desconozco, es posible que algún día cometa un error espectacular. Quedáis avisados.
 

Etiquetas: historia, opinión
Visitas: 13594

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



anónimo el 28/09/2011:

desde que tengo internet- no hace mucho- siempre me gusto BING.

anónimo el 08/03/2011:

Fantástico!!!

Ambros el 01/03/2011:

Gracias por los comentarios. Esa es exactamente mi idea. No creernos afirmaciones sin valorar los argumentos y las pruebas. Y tener claro que somos los primeros que podemos equivocarnos.

Javier el 01/03/2011:

Creo que siempre hay un pistolero más rápido, así que lo mejor es, como aconsejas, ser humilde en los campos propios y ajenos. Contamos lo que creemos justo y cierto y el día que nos equivoquemos, pues nos discupalmos y rectificamos. Saludos

Joxemi el 01/03/2011:

Nos viene muy bien que nos recuerden que no todo lo que se dice (quizás poco??) alegremente por personas "importantes" o con una gran "credibilidad" es realmente cierto o está suficientemente contrastado. En cuanto leemos letra impresa, o escuchamos algo en la tele, sólo por eso ya tiene un alto porcentaje de credibilidad... Saludos,

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar