TwitterFacebookRSSEmail


Domingo - 16.Mayo.2021

Estás en: Química

Palomitas para el Comerrocas - Parte II

(13/05/2006)

La semana pasada dejamos a Pyernrazjark, el comerrocas hambriento y sin nada que echarse a la boca. Pensé en invitarle a cenar pero necesitaba un menú ligero (es decir que no hundiese mi mesa) y que fuese fácil de preparar. Una buena idea eran las palomitas de maíz pero tenía que buscar una versión adecuada.


Habría que conseguir algo:


  • Adecuado a su dieta, o sea piedras.

  • Que se expanda al calentarse

  • Ligero para no acabar empachado.

  • Blanco, por eso de mantener la imagen

¿Es posible encontrar algo así? La sorprendente respuesta es que si y además tiene unos cuantos usos interesantes. La perlita es un silicato amorfo de aluminio procedente de rocas volcánicas, lo que cumpliría con el primer requisito. Dentro de su composición contiene entre un 2% y un 6% de agua, algo menos que el maíz. Pero si lo calentamos con rapidez a unos 900º-1000º grados, estalla y se expande igual que las palomitas aumentando unas 20 veces de tamaño. ¿Nutritivo? Quien sabe, tal vez los huesos de un comerrocas esten hechos de silicatos. A continuación podéis ver una microfotografia de la perlita:



Y además es un material extraordinariamente ligero. La perlita puede fabricarse con densidades tan bajas como 32 kg/m3. En comparación el poliestireno expandido (el clásico corcho blanco) tiene una densidad de 10-25 kg/m3. Estas densidades son similares a las de algunos aerogeles, cuya variedad más habitual también es un silicato. Como además suele encontrarse en forma de polvo, basta dar un soplido para que salga volando. Estas cualidades permiten fabricar una estupenda Horchata de Perlita™ rica en minerales y con su flotante espuma de pura roca. Llegue a elaborarla (en serio que lo hice) pero no me atreví a beberla.

Siendo una roca podríamos utilizarlo nuestro submarino de hormigón pero como no tiene la resistencia adecuada se le han buscado otras aplicaciones. El primero es servir como sustrato para cultivos agrícolas. Pero su principal aplicación es la construcción. Es totalmente ignífugo por ser una roca y además, al ser básicamente aire, es un material ligero y un excelente aislante térmico con una bajísima conductividad térmica. Por eso se esta extendiendo su uso en construcción como componente del yeso para proyección o en los paneles del Pladur.

Pero me temo que Pyernrazjark se ha quedado con hambre. Le veo mirar mis paredes de Pladur con demasiada curiosidad. Creo que las ha confundido con tortas de arroz…..

Nota: Gracias al personal de Algiss (Yesos Ibéricos) y Uralita Ibérica por la información y ayuda en los "ensayos". Como siempre cualquier posible error o imprecisión es solo mío.

Visitas: 3154

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Ambros el 14/09/2011:

Es un tema antiguo y no lo he tocado desde entonces. Ahora mismo no tengo mas información pero puedo curiosear un rato a ver si encuentro algo.

anónimo el 14/09/2011:

tienes más información acerca de los aerogeles?, podrías publicar una nota al respecto?, me gustaría conocer más de ese material

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar