TwitterFacebookRSSEmail


Jueves - 21.Septiembre.2017

Estás en: Química

Agua de roca

(20/06/2008)

La escasez de agua en algunas zonas hace que se empiece a buscar agua debajo de cada piedra y a enorme profundidad. Y como eso ya no es suficiente hay quien ha propuesto buscar agua dentro de la misma  piedra. En su propia composición química.

Por razones profesionales últimamente me ha tocado visitar varias plantas de producción de yeso. El proceso es engañosamente sencillo aunque, como todo, tienen sus trucos. Básicamente se parte de una cantera donde se extrae un mineral, el yeso natural o sulfato cálcico hidratado, que contiene agua en su composición. Aunque sea un material sólido y aparentemente seco por cada molécula de sulfato cálcico suele llevar incorporadas dos moléculas de agua. Aproximadamente un 20% en peso.  Después se lleva a una planta donde es finamente triturado para después calentarlo en unos hornos. El calor provoca su deshidratación, eliminando total o parcialmente el agua. La reacción es endotérmica, es decir absorbe energía. Cuando el yeso se emplea en construcción se produce la reacción inversa. La mezcla con agua es exotérmica y la reacción química convierte el polvo en un bloque sólido. 

Eso significa que donde se dispone de amplias cantidades de sulfato cálcico hidratado y calor o energía suficientes seria posible conseguir agua de ella. No de forma barata pero si técnicamente sencilla. La idea ha sido propuesta por un equipo holandés (Holland Innovation Team) que ya lo ha ensayado a pequeña escala y esta trabajando para crear una planta piloto en el desierto. Como fuente de energía podrían utilizarse centrales solares térmicas.

El agua obtenida seria “no renovable” ya que se agotaría al acabarse el yeso. Y, por tanto, no seria sostenible a largo plazo. Pero no seria la primera vez que se extrae agua en esas condiciones. El  acuífero Ogallala, abarca el subsuelo de 8 estados en la parte central de Estados Unidos. Su contenido esta reduciéndose rápidamente a medida que el consumo sube mucho mas rapido que el nivel de reposición natural. O, por centrarnos en el desierto, el caso de Libia. Allí se extrae agua “fósil” acumulada durante los últimos 40.000 años por debajo del desierto del Sahara. Se utilizan profundos pozos subterráneos de medio kilómetro de profundidad  y poderosas bombas que impulsan el agua hasta la superficie y después a las ciudades situadas en las regiones costeras. Se calcula que contienen agua para, aproximadamente, 50 años.

Hasta donde yo conozco el record en sobreexplotación del agua lo tienen en Arabia Saudita, donde su excesiva extracción  ha bajado tanto el nivel freático que algunos pozos necesitan llegar hasta   ¡1.200 Metros de profundidad!   Claro que allí tiene petróleo de sobra para extraerlo. De momento.

Volviendo al yeso, el esquema de extracción probablemente  seria similar al empleado para extraer petróleo de las arenas bituminosas de Canadá. Allí se trabaja en grandes explotaciones a cielo abierto para obtener el material y en plantas industriales donde se calienta la roca para extraer el espeso alquitrán que se esconde entre sus poros. Tal vez una solución desesperada, pero proporciona un millón de barriles de petróleo al día  y su explotación va en aumento. Al menos  con el agua tenemos la opción de utilizar la energía solar.
 

Etiquetas: energía, química
Visitas: 22761

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



ANONIMO el 30/03/2014:

TE FALTAN LAS PROPIEDADES

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar