TwitterFacebookRSSEmail


Lunes - 23.Octubre.2017

Estás en: Historia

Las señales Coston

(05/11/2012)

Autor: Ambros

Martha Coston no es tan conocida como Samuel Morse. Ni sus desarrollos han tenido la misma repercusión. Sin embargo, ella fue la primera en diseñar, fabricar y comercializar un sistema de comunicación “inalámbrico” entre barcos o de estos con la costa. Cierto que los cohetes pirotécnicos son menos eficientes que una señal radioeléctrica pero, también, mucho más espectaculares.
 
Martha Jane Hunt  nació alrededor de 1826. Con apenas 16 años se casó con Benjamin Franklin Coston, un joven y prometedor inventor que dirigía el laboratorio de investigación de la marina norteamericana. Por desgracia, no debía ser muy cuidadoso. Cinco años después, perdió la vida a consecuencia de sus experimentos con productos químicos. Martha Coston se convirtió en una joven viuda de 21 años, con cuatro hijos y muy pocos ingresos. Esta complicada situación se agravó en los dos años siguientes con la muerte de su madre y dos de sus hijos. Con una situación económica más que precaria, y buscando nuevas fuentes de ingresos, optó por  desarrollar una idea original de su marido. El principio era sencillo, utilizar cohetes que explotasen con diferentes colores para transmitir mensajes entre barcos relativamente cercanos.
 
Sin embargo, la puesta en marcha fue bastante más difícil y requirió cerca de 10 años de investigaciones. Para empezar, carcasas y elementos de ignición debían ser resistentes al entorno marino y sumamente estables. Pero el problema mayor era que en aquella época no se disponía de la variedad de colores actual. La colaboración de expertos pirotécnicos fue imprescindible para desarrollar nuevas mezclas con colores claramente diferenciados. Los colores finalmente elegidos fueron rojo, blanco y verde. Cada cohete estaba cargado con un solo color o una combinación de dos colores como verde y blanco. Las diversas combinaciones de colores formaban un “alfabeto” con 10 números y caracteres especiales como principio y fin (P, A). Combinando estas señales, podía generarse una secuencia de cifras que luego era interpretada como un mensaje predefinido. Por ejemplo, 11=“Enemigo a la derecha”, 31=“Alto el fuego”, etc..
 
 
Caja cohetes Coston
 
Caja conteniendo los cohetes* para las señales Coston. Fuente: Civil War Signals
 
Los primeros prototipos fueron ensayados por la marina norteamericana y considerados aptos para su uso. Poco después, estalló la guerra civil norteamericana. De repente, había una necesidad imperiosa de mejores  comunicaciones entre barcos y también entre grupos de soldados separados durante una batalla. Los cohetes Coston fueron fabricados por millones y usados intensamente.
 
Tras la guerra, y durante 50 años, este sistema de comunicaciones se extendió por el mundo. Incluso hoy en día, muchas embarcaciones utilizan las bengalas como aviso de emergencia. Pero este ya no es el medio de comunicación principal.  Con la llegada del siglo XX, la telegrafía inalámbrica y la radio ocuparon su lugar. Los cohetes fueron rápidamente olvidados incluso por aquellos que mejor debían conocerlos. Cuando el Titanic se hundía,  se lanzaron cohetes de aviso de color blanco y a intervalos irregulares De haber sido rojos o lanzarse a intervalos de minuto podrían haber sido identificados como una señal de socorro por el Californian, el buque más cercano. En ese caso, tal vez, la historia habría sido distinta.
 
*He dudado entre la palabra cohete y bengala. Bengala parece más común pero, curiosamente, la RAE no incluye esta acepción. Utiliza la expresión “Luz de bengala” así que, por simplificar, me he quedado con cohete.
Autor: Ambros
Visitas: 39928

Comentarios




¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?

Los cometarios serán validados por el administrador antes de aparecer en la web.



Jose el 29/05/2015:

Gracias por la información: http://www.armeriamur.com/

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar